Y ahora… ¿Qué significa la S de ESG?

Cada vez más personas buscan vivir de forma sostenible y responsable, y esto se traduce también en sus intereses empresariales: el mercado busca consumir, trabajar e invertir en empresas que prestan atención a estas cuestiones. Es así que los criterios ESG (la “E” significa medio ambiente, la “S” social y la “G” buen gobierno corporativo) han tomado una relevancia muy importante en los últimos años, pues evalúan a las compañías a partir de las acciones que toman para ser cada vez más responsables. 

Actualmente, las empresas han puesto un mayor enfoque a las acciones ambientales y de gobernanza; sin embargo, las empresas que toman la iniciativa en cuestiones sociales resisten con mayor firmeza los riesgos generales, según varios estudios.

La “S” de ESG busca que las empresas respeten los derechos humanos a lo largo de la cadena de producción, evadir el trabajo infantil, promover activamente la diversidad en el lugar de trabajo, retribuir a los empleados de manera justa y garantizar su seguridad, etc. En resumen, se enfoca en las políticas y prácticas organizacionales relacionadas con los derechos humanos, la ética empresarial, la gestión de la cadena de suministro, la inclusión, y los impactos sociales que resultan de las operaciones corporativas.

El elemento social puede ser más difícil de definir y cuantificar que el ambiental o el de gobernanza, pero sin duda puede marcar una gran diferencia en la confianza, la inclusión y la participación efectiva de las partes interesadas, sobretodo, en tiempos como los que vivimos actualmente. La pandemia por covid-19 parece haberse convertido en un momento decisivo para el pilar “S”, pues puso sobre la mesa los puntos débiles de nuestras sociedades en lo que respecta a la salud, la desigualdad social, el acceso a la vivienda digna, la brecha de género y diversidad, el aumento de enfermedades mentales, la falta de acceso a la tecnología en comunidades vulnerables, etc. 

Como consecuencia, la expectativa es que habrá un mayor enfoque en la responsabilidad social de las empresas hacia sus empleados, cadenas de suministro y comunidades en las que operan. Constantemente damos forma al futuro de nuestras sociedades; construimos ciudades, sino casas y comunidades; y somos responsables de proporcionar toda la infraestructura construida necesaria para que las ciudades prosperen. Nuestra industria necesita repensar cómo podemos ayudar colectivamente a abordar los problemas sociales en torno a la pobreza, la desigualdad y la salud mental. Esto es lo que hace que el entorno construido sea verdaderamente único desde una perspectiva “S”.

En PYMO somos fieles creyentes de la importancia de la responsabilidad social corporativa y trabajamos todos los días para acercarte a las causas que más te muevan… ¿Quieres ser parte de un cambio social con tu empresa? Agenda una cita con nosotros.